“AELPA es un entorno para el intercambio de experiencias, permite acceder a formación, te aporta información y defiende nuestros intereses”

María Ángeles Carnicero Villar Gerente de Servicios y Mantenimiento Poniente, S.L

Francisco Carnicero Villar Responsable Gestión RR.HH, Formador y Técnico aplicador de tratamientos biocidas

Pregunta: ¿Puede comentar brevemente su trayectoria profesional?

Respuesta M.A.: La empresa nació hace 23 años y desde entonces hemos ido creciendo con experiencias enriquecedoras y adaptando nuestros servicios a las demandas del mercado. En la actualidad yo soy la gerente con el 50% de las acciones de la empresa y mi hijo, Raúl Serrador Carnicero, es el propietario de la otra mitad de la compañía, que aporta una energía extraordinaria al proyecto.

P: ¿Cómo y cuándo nació la empresa?

R: M.A.: El cómo no fue ninguna decisión difícil. En 1992 trasladé mi residencia a Benidorm con experiencia como autónoma en el sector del comercio. A los pocos meses comencé a trabajar por cuenta ajena como encargada de limpieza en una gran superficie comercial, labor a la que dediqué 5 años.

En 1997 empecé mi camino como autónoma para dar respuesta a la alta demanda de servicios de limpieza tanto en el sector de los seguros como en la construcción, en el que tuvimos mucho éxito con nuestro novedoso servicio de entrega de pisos en el mejor estado de limpieza e imagen para que el cliente sólo tuviera que decorar y amueblar.

En cuanto al sector de seguros, ocurrió algo muy parecido con los siniestros. Generamos unas relaciones profesionales de confianza y esto nos permitió colaborar estrechamente con las compañías para la recuperación de determinados objetos y enseres y, al mismo tiempo, aportamos tranquilidad al cliente.

P: ¿Cuándo decidiste ser empresaria?

R: M.A.: La Costa Blanca es una zona de oportunidades no solo en el sector inmobiliario, también en el sector turístico que demanda gran variedad de servicios, entre ellos la necesaria e imprescindible limpieza, así que no me lo pensé dos veces.

Empezamos a trabajar en un local de 50 m²hasta que en 2007 creé junto a mi hijo Servicios y Mantenimiento Poniente, S.L., que en este periodo ha comenzado a mostrar grandes dotes de empresario. En esa fecha trasladamos la sede al Parque Comercial e Industrial de Finestrat, donde todavía mantenemos nuestras instalaciones.

P: Preséntanos la empresa, ¿Qué servicios ofrecéis y a qué tipo de clientes os dirigís?

R.: M.A – F.C.: Sigue siendo una pequeña empresa familiar. En julio de 2020 decidimos dar un nuevo impulso a la firma poniendo en marcha un proyecto de modernización que hemos mantenido durante la pandemia. Estamos implantando una estrategia digital para dar a conocer los servicios que ofrecemos, definir nuestro cliente ideal y abrir nuevos mercados.

Este proceso supone redefinir la cultura corporativa compartida con toda la plantilla como base para el éxito empresarial futuro. Es un proceso de adaptación a las exigencias de una nueva realidad, para actualizar nuestra misión, visión y valores; desarrollar el talento actual y emergente; retener a los buenos profesionales; mejorar el entorno laboral; aumentar la satisfacción de los clientes; incrementar las cifras de ventas; incorporar innovaciones y buenas prácticas a las labores diarias. Somos unos convencidos de la fuerza de la colaboración y del espíritu de equipo.

Vamos a centrar nuestra actuación en la comarca de la Marina Baja. Cada vez se nos exigen mayores garantías de que los espacios en los que actuamos están higienizados y desinfectados. Para ello, centramos nuestros servicios de limpieza y de desinfección (contamos con servicios biocidas muy profesionalizados para atender la demanda creciente) en crear espacios laborales saludables, bioseguros y acogedores.

En nuestra intervención incluimos medidas informativas higiénico-sanitarias que aportan los dos técnicos acreditados de reciente incorporación. Esto supone una actuación coordinada de nuestra Técnica Responsable de servicios biocidas con el Técnico de Seguridad y Salud Laboral de la empresa cliente.

Nuestros servicios están orientados a clientes de oficinas, despachos, locales comerciales, espacios de ocio, deporte, salud o docencia, es decir, todo tipo de espacios de actividad empresarial. Los servicios de desinfección los realizamos con bayetas de microfibra y con técnicas de nebulización y micropulverización para el control de virus, bacterias, hongos… realizadas por un profesional acreditado y cualificado.

P: ¿Creen que el sector ha cambiado mucho desde que iniciaste hace 22 años?

R: F.C.: La evolución ha sido dispar, dependiendo del tamaño y modelo de empresa. Las grandes compañías que ofrecen soluciones integradas y personalizadas de servicios y gestión de instalaciones (Facility Services y Facility Management) han experimentado una clara diversificación de servicios, incluso no vinculados con la limpieza.

Por su parte, las empresas medianas, pequeñas y microempresas de servicios de limpieza y desinfección, están expuestas, unas más que otras, a las amenazas de los cambios permanentes, observando, que  cuanto más pequeña es la empresa, mayor es el riesgo de vivir de espaldas a los retos presentes y futuros como la transformación digital, la evolución de la tecnología, los nuevos sistemas de limpieza o, muy importante, la evolución en la gestión de las diferentes áreas de la empresa, poniendo de relieve la  gestión de los RR.HH. o el marketing digital para la captación de  clientes ideales.

Hemos notado una evolución constante en las técnicas de uso y aplicación de útiles y herramientas, todas encaminadas a facilitar las labores y desarrollar un trabajo eficaz y eficiente. Cada vez es más relevante definir una cultura de empresa compartida con la plantilla para un mejor funcionamiento en todos los aspectos de la gestión que mejore la productividad rentable y el clima laboral, y no podemos perder de vista la robótica, que hoy es ya una realidad, como queda patente en el interesante artículo que se publica en el último número de nuestra revista profesional E&L.

P: Y los clientes, ¿cómo han evolucionado?

R: F.C. y M.A.: Sigue habiendo de todo. Entre nuestros clientes, tenemos los que ponen el acento en recibir un servicio profesional con garantías de calidad, de seguridad y prevención, en el mantenimiento de instalaciones y mobiliario con la aplicación de métodos y productos de calidad, todo ello para evitar sorpresas o malas experiencias de servicio no profesional, y por otro lado, para los que la limpieza se reduce exclusivamente a un aspecto estético y poco valorado como lo demuestra que el precio es su mayor preocupación.

Intentamos transmitir siempre que la limpieza, la higienización y la desinfección son una inversión y no un gasto, por tanto, ponemos en valor los beneficios de la calidad del servicio frente al precio porque tienen como fin primordial preservar y mejorar la salud y el bienestar de las personas y al mismo tiempo, los bienes de nuestros clientes.

Estamos convencidos de que es fundamental potenciar el cambio de percepción de una limpieza estética a una limpieza para cuidar la salud, mermando la importancia del precio. Tenemos que insistir en este sentido, para que los clientes valoren los beneficios de una limpieza profesional.

P: ¿Habéis notado cambios en la demanda de los servicios con la pandemia?

R: M.A.: La pandemia ha puesto en valor el sector de limpieza porque la sociedad reconoció su importancia en la lucha contra el virus. Pero creemos que es importante comentar que el prestigio de nuestro sector está en las manos de cada una de las empresas que lo conforman y no tanto en acontecimientos ocasionales.

Durante este tiempo hemos notado que algunos clientes están condicionados por el riesgo de contagio, por lo que han demandado limpieza, higiene y, sobre todo, desinfección ambiental y de superficies muy profesionalizada. Hay mayor interés por la seguridad y protección de las personas en entornos laborales y espacios de concentración humana movidos por la seguridad de los propios negocios. La duda es si la demanda de limpieza y desinfección preventiva y profesional se mantendrá.

En el momento más crítico hubo una demanda mayor por el desconcierto, pero a medida que pasó el tiempo aparecieron soluciones domésticas e insuficientes con la lejía como desinfectante estrella.

P: ¿Cómo veis el futuro del sector de la limpieza?

R: F.C y M.A.: Nuestro sector está comprometido con la economía y con la sociedad porque contribuye al avance del país aportando servicios esenciales, a pesar de su atomización. Según los datos del INE referentes al CNAE 81.2 (Actividades de Limpieza) y referidos al año 2018, contamos con unas 31.000 empresas que dan trabajo a unos 500.000 profesionales y facturan 10.250 millones €.

Entendemos que son necesarias más campañas publicitarias con mensajes que reivindiquen el papel esencial del sector, dar visibilidad social a la labor de los profesionales de limpieza y, por supuesto, potenciar el asociacionismo para que sea mucho más fuerte, y esto podrá ser en la medida que vayamos interiorizando el valor de la solidaridad y la cooperación y dejemos de mirarnos el ombligo.

P: ¿En qué aspectos pensáis que tiene que mejorar el sector?

R. F.C y M.A.: Es difícil entender que nuestra actividad esté tan poco valorada y tan invisibilizada. Opinamos que hay datos y experiencias que permiten afirmar que el problema está dentro de casa. Los empresarios del sector no nos hemos ocupado lo necesario de darle prestigio y mayor consideración, una mayor relevancia que comienza en las acciones de los equipos directivos y continúan en los trabajadores quienes, en su gran mayoría, podemos comprobar que no tienen un gran compromiso con sus empresas. Para resolverlo, las empresas hemos de seguir promoviendo el sentido de orgullo, pertenencia y lealtad a la empresa.

Tenemos el reto de combatir y eliminar dos de los grandes males asociados a dicha falta de compromiso: el absentismo y la excesiva rotación de personal. Estos males están causados en gran medida por una deficiente selección de personal, lo que nos lleva a otro de los grandes males del sector: la falta de formación profesional.

Somos conscientes de que el trabajo de limpieza es exigente y, a veces, muy duro. Pero no existe un reconocimiento ni económico de sus beneficios, ni social.

Buena parte de la solución está en nuestras manos., Debemos mejorar el reconocimiento al valor que aportamos a la sociedad. Esta es nuestra responsabilidad.

P: ¿Qué le aporta el asociacionismo al sector? Y ¿Por qué es importante?

R. M.A.: Somos unos convencidos del asociacionismo y sus bondades. AELPA es un entorno que posibilita el intercambio de experiencias, muy importante en estos momentos de incertidumbre, permite acceder a la tan necesaria formación, aporta información, defiende nuestros intereses y facilita el aprendizaje continuo. Estamos convencidos que dar un mayor peso a AELPA es fundamental para conseguir nuestros objetivos comunes, cada vez más ambiciosos, entrando en un círculo virtuoso de mayores logros de los que sin duda nos beneficiamos todos.

P: ¿Desde cuándo estáis en AELPA?

R. F.C y M.A.: Nos dimos de alta el pasado mes de mayo y nos sentimos orgullosos de haberlo hecho porque podemos aportar nuestro granito de arena para mejorar el sector en nuestra provincia mediante propuestas concretas y solidarias de cambio.

P: ¿Qué le diríais a las empresas de limpieza para que se unieran a AELPA?

R. F.C y M.A.: No tenemos la menor duda que el asociacionismo activo y comprometido nos ayuda mucho. Dejemos de ser pasivos, egocéntricos e insolidarios, la solidaridad hace verdaderos milagros, podemos disfrutar mucho más de este sector viendo cómo somos capaces de transformarlo juntos.

Durante tiempo no hemos sido conscientes de esta realidad, quizás condicionados por ser una pequeña empresa. Hoy nos sobran argumentos para apostar por el asociacionismo. Creemos que es poco inteligente esgrimir el argumento: “para qué me voy a asociar, no veo atractivo ni utilidad en hacerlo”. Nosotros apostamos más por “¿qué puedo aportar yo a la Asociación con mi experiencia, con mis ganas y motivación de querer aportar y sumar para salir ganando todos?”. Es seguro, lo decimos por experiencia, que se devolverá no sólo gratitud, sino que recibiremos más de lo que damos.

Reflexionemos, por ejemplo, sobre las ocasiones de dificultad en las que nos hemos sentido muy solos, ignorando la riqueza que aporta una asociación de profesionales dispuestos a ofrecer apoyo y orientación, porque siempre hay alguien que ha pasado por nuestra situación. Esta es una magnífica manera de sumar compartiendo experiencias y capacidades personales y profesionales. El que crea que lo sabe todo, ignora que posiblemente es el que más necesita a los demás.

Es necesario que nos movamos del “YO” aburrido y menos productivo al “NOSOTROS” porque, entre otras cosas, implica relaciones personales y profesionales mucho más productivas que fortalecen la idea de cooperación para llevar a cabo propuestas que nos permitan afrontar los numerosos problemas y las carencias que tiene el sector.

P.: Para terminar, cuando no estáis dirigiendo la empresa, ¿a qué dedicáis vuestro tiempo?

R. M.A.: En mi tiempo libre me gusta disfrutar de la compañía de mis dos nietas que me dan mucha energía. Y los fines de semana me gusta caminar sola.

R: F.C.: Soy un gran curioso, exploro aquellos asuntos de interés personal y profesional. Disfruto de la formación permanente, del ejercicio físico, de las salidas en fin de semana con mi pareja y amigos por los rincones de nuestra Comunidad, y de dos estilos de música tan opuestos como el flamenquito del güeno y de algunos géneros de heavy metal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *